Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 8 enero 2010

Equilibrio

Un estado de permanecer

recto y constante; balance

Una proporcionalidad apropiada

entre diferentes elementos.

Read Full Post »

Extraído de la revista Psicología, sección “El placer de vivir”:

“ACEPTA LAS LEYES DEL UNIVERSO”

¿Sabías que humanistas de la talla de Tertuliano, Leonardo Da Vinci o Carl Jung son algunos de los muchos personajes ilustres adscritos al Hermetismo? Se trata de una corriente filosófica basada en la aceptación de las siete grandes leyes del cosmos

El universo está regido por una serie de leyes que muchos ignoramos. Los filósofos herméticos dieron con siete de estas leyes que reunieron en el Kybalion. Conocerlas y ponerlas en práctica puede ayudarnos a fluir en mayor armonía con el cosmos y a conseguir que nuestros objetivos vitales puedan materializarse.

LEY DEL MENTALISMO.

Muchas veces hemos escuchado que todo está en la mente. Esto lo tuvieron muy claro los filósofos herméticos a la hora de desarrollar la primera de sus leyes: “Todo es mente, el universo es mental”.

La clave de esta ley se basa en que el universo se encuentra creado de la misma materia que nuestros pensamientos. Esta materia posee distintas densidades vibratorias, según las cuales crearemos nuestra propia realidad. A través del deseo, vamos, casi siempre inconscientemente, diseñando nuestras vidas.

Pero ¿qué ocurriría si dejásemos de desearlo de manera inconsciente? Si no crees en la posibilidad de conseguir algo, ese algo no será posible. Sin embargo, si crees que es posible y pones de tu parte para que lo sea, enviarás al universo una señal clara, y éste lo atraerá.

Toma nota y actúa

Imagina claramente lo que quieres conseguir. Visualízalo con la mayor cantidad de detalles que te sea posible, no te autocensures y piensa en lo que quieres y en cómo sería tenerlo.

Intenta sentirte como si lo tuvieras.

Cuanto más detallada sea la visualización, más fácil te resultará sentirlo.

No realices ninguna contra creación.

Hay una parte de nosotros que se empeña en boicotearnos y, en cuanto comencemos a pensar o a decir que no es posible, no lo será.

LEY DE CORRESPONDENCIA

“Como es arriba es abajo” o “Lo semejante atrae a lo semejante”. Estas afirmaciones derivan de la ley de correspondencia. Nuestro mundo interior se encuentra unido con hilos invisibles a nuestro universo exterior. Por tanto, atraemos las cosas que están en sintonía con nosotros.

Todo tiene relación, cualquier cambio que se produce en nuestro interior se manifiesta en el plano físico y viceversa. Por ello cambiar nuestra actitud interna hace que en nuestra vida comiencen a suceder cosas diferentes.

Toma nota y actúa

Mira tu vida detalladamente, como si fueses un observador externo, y toma conciencia de lo que estás atrayendo: personas, cosas, situaciones… Luego, analiza las semejanzas.

¿Por qué no ir de fuera hacia dentro?

Comienza ordenando tu espacio, tu armario, tu mesa de trabajo… Pinta tu casa con colores que te gustan, vístete de manera alegre y arréglate aunque sea para estar en casa. Pon flores, música, fotos o cuadros que te gusten, y observa cómo estos cambios afectan a tu estado de ánimo.

LEY DE VIBRACIÓN

Somos energía y estamos creados de las mismas partículas energéticas de las que se compone el universo. Toda esta energía no puede permanecer inmóvil; todo se mueve, todo vibra. Nuestros sentimientos, pensamientos, deseos y acciones emiten una determinada frecuencia vibratoria.

Nuestros estados de ánimo están en sintonía con nuestras vibraciones y, según sean, atraeremos las cosas que están en la misma frecuencia vibratoria.

Determinados estímulos externos como la música o los colores afectan a nuestro nivel vibracional y, por tanto, a nuestro estado de ánimo. Lo mismo ocurre con nuestras palabras: cuando hablamos con el corazón y realizamos comentarios positivos nos sentimos de una manera muy diferente a la que experimentamos cuando insultamos a otros o les mentimos.

Toma nota y actúa

Observa tu relación con los demás y también con lugares, y descubre qué y quiénes te hacen sentir mejor y, por el contrario, qué factores te bajan la frecuencia. Mantente cerca de aquello que te produzca un mayor bienestar, y evita personas, lugares o situaciones que te absorban tu energía. Si por alguna razón no puedes apartarles de tu vida, estate muy atento a tu vibración en su presencia y mantenla lo más alta posible.

Mantén tu vibración en armonía, sin demasiados altibajos. Intenta que tus pensamientos, acciones y emociones se encuentren alineados; es decir, que sean coherentes. En ocasiones lo que decimos no está en sintonía con lo que pensamos y menos aún con lo que hacemos, y esto nos produce escapes energéticos que nos hacen vibrar de manera discordante.

LEY DE POLARIDAD

Vivimos en un universo dual: no hay luz sin oscuridad, vida sin muerte, ni alegría sin tristeza. Los opuestos no dejan de ser la misma cosa; simplemente cada uno se encuentra en un lado de la escala vibratoria: el calor y el frío son lo mismo, pero manifestado en diferente grado.

Y por esta misma ley, todo es susceptible de ser transmutado a su opuesto: simplemente cambiando su polaridad.

Toma nota y actúa

Siguiendo los ejercicios que hemos mencionado antes, podemos modificar la polaridad de muchas situaciones.

En nuestra vida cotidiana también observamos esta ley recurriendo de nuevo a la sabiduría popular: “Los polos opuestos se atraen”. Si los contrarios logran complementarse, el equilibrio está asegurado.

LEY DEL RITMO

El universo funciona de la misma manera que un péndulo: todo fluye y refluye, todo asciende y desciende. La oscilación pendular se manifiesta en todas las cosas. La medida del movimiento hacia la derecha es la misma que la de la oscilación a la izquierda; el ritmo es la compensación. La ley del ritmo es bastante sencilla de observar en la vida cotidiana. Nuestros biorritmos se basan en las horas del día en las que estamos más lúcidos y en las que estamos menos, según vayan fluctuando nuestras energías vitales.

Muchas personas tienen un mes en el año en el que, por alguna razón, parecen salirles mejor las cosas, o un día de la semana en el que tienden a irles peor.

Toma nota y actúa

Escoge un periodo de tiempo de observación, como mínimo una semana, y elige cuatro o cinco momentos del día; por ejemplo, al levantarte, a media mañana, después de comer, a media tarde y antes de acostarte. Anota en tu cuaderno de campo tu estado físico (energía), tu estado de ánimo (emociones) y tu estado mental (agilidad de pensamiento). Después, podrás extraer conclusiones sobre tus ritmos y modificarlos de la manera que estimes oportuno.

Si en tu vida se repiten ciertos ciclos (desengaños amorosos, enfermedades o pérdidas de dinero), también debes hacer un registro y hallar el ritmo con el que ocurren, para proceder a romperlo mediante tu cambio de actitud cuando vuelvas a encontrarte con la situación.

LEY DE CAUSA-EFECTO

Toda causa tiene su efecto y todo efecto tiene su causa. Esta ley se relaciona con el efecto mariposa, que viene de un antiguo proverbio chino, según el cual “El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”. Por ejemplo, si soltamos una pelota sobre la arista del tejado de una casa varias veces, pueden producirse pequeñas desviaciones en la posición inicial que hagan que la pelota caiga para un lado o para el otro, y el resultado final será diferente. Así, lo más nimio tiene un efecto y, al estar todo conectado, revierte en todas partes.

El universo físico es como una especie de universidad a gran escala, en la que debemos aprender sobre la vida. En muchas ocasiones la única vía de aprendizaje es la observación y la experimentación.

Toma nota y actúa.

Haz un listado de los problemas que más te atormentan y busca la causa. Actuando sobre ella, lograrás que los efectos varíen considerablemente.

LEY DE GENERACIÓN

En el universo todo tiene un género: tiene sus principios masculino y femenino, y se manifiesta en todos los planos. La fusión de estas dos polaridades energéticas es lo que genera la vida. Los antiguos taoístas conocían estas dos polaridades como el yin y el yang. El yin está relacionado con lo femenino y el yang con lo masculino. En cada uno de nosotros fluyen ambas energías y para que nuestro cuerpo y nuestra energía funcionen en buena sintonía deben estar equilibradas. Todas las técnicas taoístas ayudan a equilibrar estas fuerzas, pero la más eficaz es la meditación dinámica O Kuni.

Toma nota y actúa

En la página web www.polarizacionenergetica.com podrás encontrar las claves de esta meditación. Practicarla te ayudará a equilibrar tu energía y a sanarte.

(Almudena Martín).

Crucedecoordenadas: Para mayor profundización leer el Kybalion

Read Full Post »